Zapatos Pikolinos > Blog > Cómo almacenar tus zapatos a medida que pasan las estaciones
como almacenar zapatos estaciones

Cómo almacenar tus zapatos a medida que pasan las estaciones

En Zapatos Pikolinos somos expertos en calzado, por eso entendemos que no es fácil lidiar con los cambios de clima que ameritan echar algunos modelos a un lado y sacar otros constantemente. Hoy te explicaremos cómo guardar tus zapatos a medida que pasan las estaciones, además te daremos algunos consejos para proteger cada prenda y hacer el proceso mucho más llevadero. Sigue leyendo y aprende con nosotros qué debes hacer y qué no a la hora de organizar tus vestimentas por temporada, ¡no te arrepentirás!

Por qué es importante preocuparse por esto después de cada estación

Con el inicio del clima otoñal es bueno empezar a pensar cómo vas a almacenar tus atuendos en invierno de manera que no se arruinen ni empiecen a acumularse en tus espacios, y esto incluye a los zapatos. Mantener el orden en tu armario ayudará a sentirte mucho mejor en casa, además, ver todo perfectamente organizado es algo invaluable, sobre todo cuando te gusta estar siempre a la par de las tendencias de las temporadas.

Rotar los zapatos según sean tus principales necesidades para cada época es lo mejor que puedes hacer, primero para proteger tu inversión, evitando que cada modelo se estropee por un mal almacenamiento, y segundo para ver tu habitación siempre libre de desorden, con el calzado que necesitas siempre a la mano y estupendamente organizado. Lo primero que debes hacer es recolectar absolutamente todos tus zapatos cuando acabe una estación, y colocarlos uno al lado de otro para hacer un cuidadoso escaneo de cada pieza. Busca las siguientes respuestas:

  • ¿Cómo están las suelas?
  • ¿Cómo está la parte interna?
  • ¿Sus materiales están raídos o necesitan reparación?
  • ¿Tienes más de lo que te gustaría?
  • ¿Alguno te causó ampollas?

Antes de clasificar tus zapatos según las estaciones, sigue estos consejos

Una vez que hayas resuelto estas interrogantes, verás cómo instantáneamente vas descartando piezas que realmente ya no quieres o no deberías usar. Antes de guardar tus zapatos a medida que pasan las estaciones, toma los modelos que de verdad te fascinen para limpiarlos y repararlos si es necesario; si no tienen solución, no le des más vueltas al asunto y sácalos del armario de una vez por todas. Una vez que acaba cualquier estación, las personas generalmente se olvidan de limpiar sus zapatos antes de guardarlos, ¡grave error!

  • Después de primavera y verano, un enjuague con limpiador suave servirá perfectamente para limpiar tus zapatos de tela, un cepillo con agua jabonosa para las suelas de goma, y los zapatos de cuero será mejor llevarlos a una tienda especializada donde queden como nuevos.
  • Haz énfasis en tu calzado de cuero, gamuza y nobuck, sobre todo después de invierno. No por nada existe la expresión «hacer una limpieza de primavera», todas esas manchas de sal no se irán solas con el tiempo, peor aún, se quedarán permanentemente si no las limpias lo más pronto posible.
  • Igualmente, las suelas desgastadas no crecerán, y los ojetes rotos no se recuperarán cuando vuelvas a sacar tus zapatos el próximo año, así que será mejor hacer todo lo posible para evitar apresurarse a última hora. Si tienes botas de nylon para invierno, después de limpiarlas cuidadosamente es bueno que apliques una capa de algún agente contra agua, especialmente por los bordes. Así estarás preparado desde el primer día para toda esa nieve y/o lluvia.

Guarda tu calzado de la forma idónea para su conservación

Almacena los zapatos que disfrutarás usar el próximo año, pero hazlo cuidadosamente para evitar desgastes y deformaciones. Sugerimos colocar tus zapatos en cajas de plástico transparentes para los meses más fríos. Estas mantendrán el polvo lejos de tu calzado y a los insectos fuera de la tela o sobre el cuero. Además, es mejor poder ver a través de ellas porque así serás capaz de observar lo que tienes cuando sea hora de cambiar el set.

Es bueno que coloques un sachet de lavanda en cada caja para mantener los olores al mínimo. También es bueno que coloques hormas de madera en los modelos donde sea necesario; estos ayudarán a conservar la forma de tus zapatos perfecta y proteger tu inversión por mucho más tiempo.

Finalmente, dona o recicla el calzado que has decidido no seguir guardando al final de la estación, asegurándote de antes darles las reparaciones necesarias y de que no tengan mucho uso en primera instancia, si ya están desgastados, será mejor reciclarlos o, lamentablemente echarlos a la basura. Ahora que conoces cómo almacenar tus zapatos según las estaciones esperamos que puedas tener tu hogar más organizado sin importar la época del año.

¿Qué sueles hacer con tu calzado de otras estaciones? Déjanos tus comentarios y si te ha gustado este artículo no dudes en compartirlo.

Etiquetas:

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario